Breviario mundialista : Octavos de Final

Brasil 1 (pp) – Chile 1

Éxtasis místico, lloros, hipidos, ojos en blanco y hasta levitaciones. El equipo brasileño juega en estado de arrebato.  El fútbol, claro, no entra en una ecuación done ha sido sustituida por un forma  tosca y brutal de la emoción.  Castigado con un gol de corner, a estilo turbamulta, Chile pugnó por serenar el encuentro, por convertirlo en algo que podía ganar: un partido de fútbol. Cuando se jugó Chile fue mejor; cuando no, Brasil cabalgó sobre la ola de sentimientos. La tuvieron los de Sampaoli con un latigazo al larguero que convocó, como una imagen cristalina, el Maracanazo, pero en los penaltis, una ceremonia de errores, emergió Julio César y vuelta  a los lloros, y los gritos.

Colombia 2 – Uruguay 0

Después de que la divina providencia asistiese al campeonísimo contra una Chile más y mejor… pero sin puntería ni suerte, Colombia no le dio ni media a una Uruguay que,eso, se había quedado en la mitad sin Suárez. James Rodríguez salió del partido convertido en estrella, golazo superlativo incluido, y la selección mostró una solidez de mediocampo hacia atrás que valida todo lo que es capada de fabricar en el otro lado del campo. Uruguay, muy justa y sin la capacidad de un jugador del rango de Luis Suárez para intimidar, sufrió como siempre pero sin el premio que estos años ha sido capaz de obtener por lo general. Así y todo, tuvo sus oportunidades, aunque la mayoría ya con el duelo finiquitado en realidad por esta gran Colombia que tan bien juega. Por ello mismo, Brasil sonríe en cuartos como un tiburón.

Holanda 2- México 1

No supo ganar México y Holanda terminó por sacarla del partido y del Mundial a empujones. Tras controlar bien el primer tiempo (y salir librada de un claro penalti a Robben) entregaron campo y balón, atacados de nervios y responsabilidad. Holanda, que no tiene juego por el medio pero le sobra genio por las alas, redujo el asunto a una batalla de intensidades, decreciente la de México, progresivamente exuberante la propia. El empate de Sneijder cazando un rechazo en uno de los muchos (demasiados) corners cedidos en la segunda mitad reforzó el empeño holandés, que martirizaba por el exterior con Depay y un Robben formidable todo el partido y todo el campeonato. Quebró a Márquez y cuando México pedía prórroga, Holanda contestó que no.

Costa Rica 1 (pp) – Grecia 1

La mano de Keylor Navas. Ahí se escondió el pase. Grecia, la que afea las fotos, llevó el partido a la zona de la agonía pero Costa Rica supo vivir en ella. Se sobrepuso con un gol encontrado más que buscado a una notable primera mitad griega, cortada en seco por el mal cambio de Samaris, el mejor sobre el campo, y estranguló el partido cuando se quedó con diez hasta casi el final mostrando ser un equipo mucho más curtido de lo que su exótica presencia en estas alturas de la competición hace prever. Los griegos, que sí buscaban, encontraron su gol épico de cada partido y la prórroga fue un sufrir compartido, con un mérito tico impresionante reafirmado en una tanda de penaltis impecable. Cuidado con unos, eterna admiración hacia los otros.

Francia 2 – Nigeria 0

Nigeria no dejó correr a Francia, le planteó un partido frontal, de choque y fricción que durante casi 80 minutos colapsó las mejores virtudes de esta Francia, sostenida hoy en la enorme productividad de Valvuena y el empuje de Pogba. Entonces el portero que lo paraba todo, como suele ocurrir, se escurrió de la eliminatoria justo en el momento que a los nigerianos se les acababa la gasolina de creer. Les sobraron minutos, les sobró, también el árbitro

 Alemania 2 (prórroga) – Argelia 1

Sufrir. De eso va este Mundial. Argelia hizo su mejor partido del campeonato, que para las selecciones pequeñas significa “el partido donde te eliminaron”, y Alemania el peor. Sin fluidez, ni vértigo, pero con una camiseta con tres estrellas terminó por doblegar a un conjunto laborioso en la defensa y venenoso cuando fue capaz de combinar, como en una sobresaliente primera mitad de enorme superioridad. Luego cada minuto equivalió a una pieza de plomo en un traje de buzo y la prórroga argelina ya fue subacuática.

Argentina 1 (prórroga) – Suiza 0

Poco tirando a nada, nervios, rigidez de piernas y de sistema (el que lo tenga) y Messi, siempre Messi, ejerciendo de vórtice, tragando suizos para ejecutar él servir la ejecución a otros, hoy el laborioso y caótico Di María. Fútbol pedestre los unos, fútbol de ladrillitos y soldaditos los otros. Un suplicio de ciento veinte minutos resuelto en cinco de emoción perfecta, con un porterazo, Benaglio, que resolvió problemas y hasta causó unos cuantos. Y un gol, y un poste, y otra victoria en el abismo. Avanza Argentina.

Bélgica 2 (prórroga) – Estados Unidos 1

Muertos quizás, pero enterados nunca. La selección USA se consumió en el esfuerzo de un prórroga criminal, agitada por Lukaku y convertida en épica por el píe de Bradley, en su único gran partido en toda la competición, y la fe de todos sus compañeros, alguno de ellos con la mira del maratoniano en las cuencas hundidas. Antes, Bélgica había sacudido a un equipo ya muy castigado con su fútbol racheado donde Hazard se lleva el oropel, pero es De Bruyne, un Dirk Kuyt rejuvenecido, el que pone la minuciosidad necesaria cuando la colección de jugadores que es esta selección desconectan.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s