Breviario mundialista: Jornada 2ª

Día 6

 Brasil 0 – México 0

México jugó al fútbol y Brasil a lo suyo y a cada cual el empate les parece una victoria o una derrota. Tuvo problemas México por arriba otra vez, pero allí estaba un Ochoa encendido para repelerlos rodilla en tierra. Brasil, en cambio, tiene problemas por abajo, cuando el balón toca el césped y hay que pasársela los unos a los otros. Solo cuando Marcelo giró hacia el mediocampo se alcanzaron mínimos de criterio, el resto fue mexicano, con un Guardado excelente y un funcionamiento de equipo que hace olvidar la calamidad de la CONCACAF y recordar el Oro de la última Olimpiada.

Día 7

España 0 – Chile 2

España cayó contra Holanda y se dedicó a escarbar contra Chile. Empeñada en definir la nada, en un bucle melancólico sin piernas, ni espíritu, ni ideas, la selección abrazó los fantasmas de los Mundiales pasados y se dejó tragar, sin ofrecer pelea. Chile, exuberante, no desperdició la veta. Jugó rápido, agresivo y confiado en una victoria clara que refuerza la idea de Sampaoli de cara a las ya logradas eliminatorias directas. Nada que decir más que gracias por los servicios prestados, que fueron muchos y muy gloriosos.

Día 8

Colombia 2 – Costa de Marfil 1

Segundo partido y Colombia cada vez parece más de verdad. Mejor atrás de lo previsto y vertical y afilada arriba, con las excelencias de Cuadrado y James Rodríguez, emerge como un grupo sólido, rebosante de confianza. Supo además sufrir cuando Costa de Marfil metió el partido en el intercambio de golpes. A estos, en el ocaso de una generación, les queda todavía bravura para intentarlo y son de esos a los que hay que ganar dos veces antes de que termine cada partido.

Uruguay 2 – Inglaterra 1

A Inglaterra no le llega. Se esfuerza como nadie, pero no hay manera. Les echaremos de menos cuando no estén, eso seguro, porque ninguna otra selección es tan generosa. Uruguay fue otra vez ella misma, un grupo de obreros del balón coronados por dos delanteros superlativos, uno de ellos, Suárez, doblemente superlativo: lo que Rooney tuvo y lo que Sturridge intentó, Suárez lo hizo. Partidazo al final, otro donde todos se exprimieron porque era lo que había que hacer.

Japón 0 – Grecia 0

Partido de judo, de esos en los que hasta el espectador acaba con la lengua fuera y dolor de piernas. Japón y Grecia se miraron de perfil en la primera parte y se tiraron la una contra la otra en la segunda, con los griegos aguantando con uno menos cada llave japonesa. Sin futbolistas con claridad queda el sudor y ofrecer lo que se tenga y sacar los dientes allí donde no llegue el talento.

Día 9

 Suiza 2 – Francia 5

Francia sancionó, sin piedad, todas y cada una de las numerosas inconsistencias de Suiza en un partido-exhibición que sirve para ejemplificar aquello que busca Deschamps: grupo, compromiso, agresividad y gol. Pese a la brillantez de Benzema este no es más que la corona de un equipo, el plus de clase que estiliza el músculo. El fútbol francés nace de la presión adelantada y el vértigo del contragolpe, empujando desde Varane hasta Giroud. Suiza intentó maquillar en la segunda mitad, pero ni eso les dejaron.

Día 10

Alemania 2 – Ghana 2

Arribas y abajos continuos, alternativas, fatiga y éxtasis, temeridad y castigo… un partidazo entre partidazos. Ghana tiró de mucho más que orgullo, con una disposición excelente sobre el campo, y supo sofocar a un Alemania pesada durante la primera mitad a la que electrizó la salida y gol, porque lo lleva en el carnet, de Klose. Los africanos se lanzaron a por todo y los alemanes se exprimieron para no decaer en el correcalles en el cual se convirtió un partido desesperado. Nadie quería perder y con justicia, así fue. Lo que ocurre es que a Ghana el punto se le queda corto, aunque es una esperanza.

Día 10

Nigeria 1 – Bosnia Herzegovina 0

El fútbol tran-tran de los bosnios quedó la vez cerca y lejos de servir para continuar vivos frente a la insistencia musculosa de Nigeria en un partido de eso que se gana por aburrimiento del contrario. El árbitro primero y el poste al final del todo impidieron que Dzeko le diese vida a un equipo de buen píe pero parsimonia sin veneno. Nigeria, mediocre, supo al menos guardar lo que encontró. Sirve en el grupo más ramplón del Mundial(azo).

Día 11

 Estados Unidos 2 – Portugal 2

Un equipo, Estados Unidos, hace un partidazo y se lleva un punto; unos cuantos futbolistas (y algún ex-), Portugal, se lleva otro sin nada que lo justifique sobre el campo. El conjunto define el brío y la incertidumbre de este gran Mundial. Penalizados demás por un error y por la fatiga, los estadounidenses dejaron gran fútbol, de intensidad y buen pie por igual, con Dempsey dando un recital de perro viejo, desarbolando a una Portugal en descomposición que se desangraba por la banda derecha. Solo un buen centro de Cristiano, en lo que fue toda su aportación al choque, la rescató: Pero bajo mínimos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s