Jornada 13: Domingos de inercia

La Liga es una convención narrativa, un pacto entre el espectador o el lector y el material. Algo que sabes que es necesario y miras para otro lado, algo por lo que el emisor pide disculpas levantando un poco los hombros y el receptor sacude la mano y guiña un ojo como diciendo “No pasa nada tío”.

Es el equivalente deportivo a las películas de los domingos por la tarde o las novelas que se venden en los aereopuertos. Algo que mirar cuando no tienes nada mejor que hacer, andas resacoso, con sueño o esperando por una cosa más interesante. Es un rato de consumo desapasionado, levemente entontecedor y finalmente inofensivo y hasta, a veces, puede proporcionarte un rato perfecto porque sus convenciones narrativas están tan bien hechas, tan ajustadas al molde que funcionan como un reloj.

Partidos como el del Barça contra el Betis o el del Real Madrid contra la Real funcionan en el mismo nivel que los planos repetidos de la rueda trasera de una diligencia en una película del Oeste o del “No os movías ahora vuelvo” en una de terror, del último día de trabajo del poli veterano y su reloj chapado en oro como reconocimiento por 30 años de servicio o del –“Es mi novia, y está esperándome en casa” del soldado imberbe en la trinchera.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

“-Son recursos, hombre, no nos los tengas en cuanta” te dice la ficción. Y tú que sí, que vale, que me da lo mismo. Y lo pasamos bien ese rato ya sabemos como van a terminar. Nos da lo mismo, nos hacemos los nuevos cada vez para poder pasar ese buen rato y por dentro, con cinismo posmoderno de enteradillos nos reímos cuando el policía duro entrega su placa y su pistola porque lo retiran del caso.

Sabemos que el Atlético es el secundario, duro pero tierno, que al final no lo consigue, el que se queda atrás para defender el fuerte herido en el estómago y diciendo que no es más que una herida que se curará en los trópicos.

Predecimos los giros dramáticos, vemos el truco de lejos pero bloqueamos durante un rato lo que conocemos de la mil veces anteriores; el auge y caída, la segunda oportunidad y el regreso, el chico conoce chica, el lanzamiento a canasta de último segundo ralentizado con el cual el equipo pequeño gana el campeonato  (¡mis cojones eso ya no pasa!). Messi sale lesionado del partido frente al Betis y es el rey caído acosado por un aspirante guapo, desagradable y feroz, es Arturo contra Mordred, el gánster herido y su rival señalando los cuerpos de sus enemigos agujereados a pelotazo limpio. Es la dramática historia de un regreso anunciado, porque el rey vuelve, Arturo prevalece en la leyenda y el capo reclama su territorio y fa piazza pulita… pero, que coño, el entretanto siempre merece la pena, hasta en las peores películas y las peores novelas; y esta es mala con ganas.

La adaptación al cine la dirige Alan Smithee y el original lo escribe algún negro con pseudónimo y mala conciencia, que entre semana publica, en papel -todavía peor- y portadas aún más chillonas, unos sorteos de Copa que hacen llorar al Niño Jesús y ofenden el buen nombre de cualquier cosa que quiera parecerse a una competición deportiva.

La semana que viene, o cuando no jueguen las Selecciones, unas de verdad y otras sacando dinero de modos discutibles (¿un partido contra Guinea Ecuatorial?), volveremos a caer; nos sentaremos con cara de domingo y encenderemos la tele para otra sesión de tarde de esas que se pueden ver entre cabezadas y no te pierdes nada de la trama. Nos sentaremos un rato en el water y leeremos un par de capítulos llenos de Iluminati, masones y conspiraciones ultrasecretas que siempre se resuelven por 5 a 0 o, a veces, por 1 a 4.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s