Lo mismo, o parecido. La Liga. Jornada 28

Publicado originalmente en NEVILLE:

http://nevillescu.wordpress.com/2013/03/18/fuera-de-tu-elemento-jornada-28/

Al Mallorca y al Rayo les pasó este fin de semana liguero como a Donnie en El Gran Lebowski: no estaban en su elemento. Pusieron voluntad, toda la del mundo, y hasta buen juego, pero al final nos dejaron dos partidos frustrantes: un par de resultados con más de lo mismo, del pan con pan y nada en medio que está siendo este campeonato.

El Mallorca superó con una comodidad inaudita al Real Madrid en la primera mitad de su enfrentamiento. Más que nada producto de la excentricidad de la alineación de los locales. Morata perdido como interior derecho, Modric ejerciendo de mediocentro y por allí, a lo loco, Pepe.

Pepe es el centrocampista más extravagante de la historia. Todo lo que hace está fuera de lugar, lo bueno, lo malo y lo peor. Recorre el campo como un adolescente en pleno crecimiento, como si su cuerpo estuviese descompensado de alguna manera. Como broma fue suficiente. Un equipo de los recursos lujosos del Real Madrid tiene por fuerza que tener algo más natural para formar su segunda unidad que el sosias de Cráneo Rojo.

Cuando el partido empezaba a pintar raro de verdad, Mourinho reorganizó todo el centro del campo, partió el equipo entre defensa y atacantes, con Özil y Modric acaparando el balón, y puso la marcha de Copa de Europa. Bastaron menos de diez minutos de acelerón, luego el entrenador recompuso el orden con Xabi Alonso en el medio y se acabó lo que se daba, para ultimar a un buen Mallorca agarrado al orden y a un excelente Giovani Dos Santosque, al fin, ha encontrado su lugar en el mundo. No, el mexicano no es jugador para plaza grande, como algún analista ha escrito. Entre otras cosas porque ya ha estado en alguna y en todas ha fracasado. Más bien es de esos muchos futbolistas que necesitan trajes justos, hechos a medida, equipos que dependan de su talento individual y en los cuales sean “el bueno” de forma indiscutida. Ahí brilla, se crecen y depuran su fútbol.

En conjunto fue un espectáculo bastante curioso que simbolizó el papel de abusones de patio de colegio del Real Madrid y el Barcelona con respecto al resto de equipos de la Liga: dan la sensación de ganar cuando y como quieren.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Barcelona-Rayo del Domingo estuvo todavía más movido. El Rayo se plantó exuberante en el Camp Nou con la sonrisa puesta y sin importarle salir de allí con algún diente de menos. Quizás consciente de que este tipo de partidos se pierden o se pierden, Paco Jémez decidió mandar un mensaje claro a sus jugadores y a su afición: jugando así hemos llegado hasta aquí y no veo razones para cambiarlo.

El Barça volvió a ser el de los velocistas de principios de temporada, aunque con Fábregas perdido entre el vértigo. No está Cesc, por alguna razón se ha evaporado. Parce que le cuesta tanto mantener el tono físico como, sobre todo, tener siempre claro lo que debe de hacer en el engranaje blaugrana. Como el año pasado, hay fases de la temporada donde se obceca.

De todos modos ayer fue el partido de Villa y Messi. Se repartieron funciones y goles mientras sus compañeros volaban alrededor de esa piedra fija que es Busquets, como dice Martí Perarnau, un equipo en sí mismo que quita, pasa, organiza, nivela, está omnipresente y no se le ve…

El partido fue muy entretenido de mirar, vivaz y rápido. Algo impreciso  pero con el balón repartido y las ocasiones también. Además tuvo su momento mágico cuando Tamudo marcó el gol rayista en el primer balón que tocaba, nada más salir al verde. Hay algo místico cada vez que Tamudo juega en el Camp Nou, un halo especial que no provoca odio en la grada, sino admiración por uno de esos futbolistas en trance de extinción.

Por abajó la cosa se ha oscurecido. Nadie se descuelga y nadie tiene suficiente ventaja. Ahora mismo Zaragoza y Celta parecen en caída libre. Los primeros se asoman al descenso tras ser descalabrados 4-0 por el Sevilla. Solo dos puntos les separan de un Mallorca que con manzano comienza a dar sensaciones distintas.

Los segundos pintan peor. Los jugadores de casa Mallo y Aspas enmierdaron el derby y la cosa saló peor que mal. Aspas fue perfectamente diagnosticado por Paco Herrera, su anterior entrenador y el viernes reincidió en su enfermedad dándole un cabezazo al perro viejo de Marchena, un especialista en cazar palomos. Así su mejor jugador dejaba al Celta tirado en mitad de un combate que terminó con un 3-1 que es una fea herida para el Celta y un refuerzo moral para el Depor, muy bien guiado por Fernando Vázquez; otro de los que sabe de qué va esto.

Aunque lo peor del derby gallego estuvo fuera. Hugo Mallo, jugador de casa y celtista confundió su papel: cuando uno se convierte en profesional no puede seguir siendo hooligan. Otro perro lleno de cicatrices como Mario Bermejo se lo dejó claro tras el partido. Cuando te pones la camiseta y saltas al campo representas una serie de cosas que son incompatibles con vivir el fútbol como un chavalete descerebrado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s