Ya queda menos: La Liga, jornada 23

El Deportivo ha firmado hoy  a su tercer entrenador del curso. A Oltra le siguió, brevemente, el exfutbolista portugués Domingos, quien, después de ser apalizado en casa por el Granada, el sábado se rendía y entregaba el puesto. Se murió solo, no hubo necesidad de ejecución pública. Llega a Riazor un especialista en equipos al borde de la extremaunción, uno de esos entrenadores milagreros que como los curanderos y sacamuelas del Oeste van de equipo en equipo ofreciendo soluciones de urgencia, parche y lociones capilares. Vázquez es de los buenos en su oficio, no es un vendedor de humo ni un timador, pero lleva tiempo fuera del circuito y el Depor pinta mal de verdad.

Ascendieron con buen juego  y aspecto rejuvenecido, enganchados al fútbol de seda de un Valerón al que la Segunda le quedaba pequeña, pero ¡ay¡ la Primera le resulta ya demasiado grande. Subir al equipo fue su último gran servicio al deportivismo, pedirle más ya sería abusar.

Lo peor es que el Depor tiene cara de aterrorizado, como si no se lo hubiese esperado, como si creyese al principio que su puesto está en mitad de la tabla, cómodo y holgado. Ahora tiene que pelear contra fieras adiestradas y concienciadas para sufrir y no está en igualdad de condiciones.

Algo similar le está ocurriendo al Celta, su gran fútbol le hizo pensar con una Liga de alegrías y de repente se despierta metido en el descenso y viendo que lo que antes servía ya no funciona, obligado a entrar en la pelea junto a equipos mentalizados de ante mano como un Osasuna que vende cara su posición de cuarto por la cola tras rascarle un empate a uno al Mallorca a domicilio.

Para el fútbol subterráneo, como para todo, hay que valer y los equipos que al final se salvan son los que valen, o mejor dicho, los que cuentan con jugadores que valen; con las piezas correctas, no con las mejores.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Espanyol de Aguirre es ejemplar en este sentido. El entrenador mexicano a reconfigurado la mentalidad de su equipo, que es otro complentametne distinto del que fue con Pochettino; ni mejor ni peor, otro.

El sábado ganó con rotundidad en San Mamés a ese Athletic confuso del segundo año Bielsa, incapaz de salir de un proceso de autodestrucción insólito. Es cierto que el argentino quema física y psicológicamente a sus jugadores, pero este proceso de combustión en menos de una temporada, porque el Athletic de las dos finales del curso pasado ya era este Athletic, es demasiado acelerado hasta para Bielsa. Quizás fuese cosa del mal de altura, quizás.

Valladolid, Levante o Real Sociedad permanecen arriba, bien guarecidos del mal tiempo y garantizándose, punto a punto, un año más en la Liga. Pero de entre ellos se escapa, descarado, el Rayo Vallecano. Paco Jémez les ha inducido una alegría contagiosa que a estas alturas se mezcla con una valoración óptima de sus propias capacidades que les hace mejor equipo.

Alberto Pérez lo sintetizaba  a la perfección en su crónica para Perarnau Magazine: «La diferencia entre un valiente y un suicida es que al primero se le admira y al segundo no se le entiende. El Rayo fue suicida y ahora es valiente». Nada que añadir, aparte de que su construcción depende en exclusiva de un agudo sentido de la economía de guerra.

Tras ganar al Atlético el domingo, el Rayo ajustó la pelea por el segundo puesto, reducida ahora a cuatro puntos, y le puso otro clavo al ataúd de la Liga martilleando seis veces, seis por el Barcelona mañanero de un Iniesta en estado sublime.

El Real Madrid, por su parte, ganó bien ganado a un Sevilla que no compareció. La primera parte y un sprint prodigioso al comienzo de la segunda terminaron el simulacro de partido, extrañamente enfangado después con un carrusel de faltas a destiempo. Sólo mereció la pena por ver a Cristiano haciendo lo que mejor sabe, lo único que sabe en realidad, pero lo hace tan rematadamente bien que el resto no importa: ser un killer a campo completo. Para él todo el campo es área. Ha reducido los espacios, cambiado las medidas, acoplándolas a su insólita naturaleza de atleta con balón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s