El moderno emprendedor. La Liga, jornada 17

 

El Real Madrid es un equipo moderno. Está lleno de emprendedores. Cada jugador es un pequeño empresario que gestiona su parcela de campo de manera autónoma y con el fin de lograr un beneficio inmediato y personal. A escala imperfecta replican el dibujo general del club, una estructura fractal en la cual cada parte tienen el mismo diseño que el todo y viceversa.
Mourinho Inc. Es un empresario de sí mismo que coloca su franquicia en el lugar donde paguen mejor, exprime los recursos y se larga a la siguiente corporación. Florentino, claro, es la madre de todos los emprendedores, el self made man definitivo y español. Todos ellos, como cada jugador en su parcela de este diseño fractal, buscan el beneficio inmediato.
El Real Madrid se ha convertido en una gran empresa, cruel e implacable, que destruye el ahora y no tiene memoria del ayer. No tiene método, sólo objetivo. Como Mourinho, como cada jugador de la estructura fractal. El juego, el fútbol, es un trámite para la victoria, y se puede eliminar el trámite; entonces, la victoria llegará de inmediato. Es la cultura del ya del siglo XXI alrededor de un balón.
Y como no tienen memoria, ya no recuerda qué hicieron el año pasado para ganar, para ganar bien ganado además. ¿Qué método usamos, cómo lo hicimos? Nadie se preocupó de eso mientras se ganaba.
El Madrid lleva más de una década atrapado en un Ragnarok institucional, un ciclo irrompible de destrucción y creación. Un bucle. Así, a Mourinho se la va poniendo cara de Schuster y como el alemán parece que busca forzar que lo echen. Aquél también había ganado bien ganada una Liga de la que ya no se acuerda nadie.
El sábado el Málaga tumbó definitivamente a este Madrid liguero. Lo hizo con buen fútbol jugado por futbolistas reciclados que rodean a un genio sedoso y elegante llamado Isco. Mientras tanto, Mourinho dejaba a Casillas fuera del campo y terminaba recurriendo otra vez a la «táctica Alexanco». Años y millones después, títulos de por medio incluso, el Real Madrid y el entrenador mejor pagado y más prestigioso del mundo se ven reducidos al caos, a la desesperada y a meter a un central de delantero centro mientras del cielo bajan pedradas con forma de balón de reglamento.
Pellegrini, el entrenador zen, es un constructor de equipos. No garantiza el rédito inmediato. En consecuencia, el Real Madrid lo trituró hace bien poco. Vendía método en lugar de victoria, y de eso Florentino no compra.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El Barcelona, que es el método quintaesencial, se pasea por la Liga a velocidad de crucero, sin entretenerse pero con tiempo de mirar el paisaje y hasta de hacerse alguna foto. El partido en Valladolid fue el molde del año: el rival juega bien, el Barcelona juega mejor y Messi marca cuando le parece.
Adrián, con un golazo, mantiene el segundo puesto de un Atlético demasiado lejos del primero pero lo bastante del segundo y el resto de los equipos pelean una Liga fluctuante, donde la Real Sociedad aparece séptima y manda al Sevilla a cuatro puntos del descenso. Donde el Espanyol se esfuerza punto a punto, el Deportivo se pone tan pálido que ya ni se le ven las rayas azules y el Celta ve cómo el «eso» que le falta lo empieza a meter en problemas.
Total, que se juega al fútbol, pero no hay Liga. Feliz Navidad, y esas cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s