El oro de los locos: Jornada 7, La Liga

Publicado originalmente en NEVILLE: el-oro-ful-jornada-7a

Las cosas de valor, las que cuestan, las de verdad preciosas, lo son a razón de su escasez. Si los diamantes creciesen en los árboles de los parques, las chicas hace tiempo se hubiesen buscado otro mejor amigo. Los clásicos, que es el modo cursi de llamar al los Barça-Madrid, abundan estos días, perdiendo  su carácter de exclusividad, de fenómeno contado. Si el partido del siglo lo hay cada semana… ¿cómo va a ser el partido del Siglo? Y así y todo funciona, se vende, se compra, se ve por todos los medios legales y alegales, llena periódicos y barras de bar; es lo que hay que hacer ese día, incluso si protestas y ya estas lleno te tira la gula y ves otro más, otros 90 minutos molto longos.

Los Barcelona-Real Madrid funcionan porque brillan, todavía brillan; o más bien ahora brillan más que nunca. Presentados con mayor lujo, lustrados a conciencia, son el oro del fútbol mundial. Solo que no son de oro, son de pirita. El oro de los locos, el oro ful. Ya no son especiales, abundan demasiado. La culpa no es de los que juegan, es de los que explotan la mina, de los que inundan el mercado y devalúan todo.

Luego el balón se pone a rodar y el brillo te entontece de nuevo. Es el balón, los colores, el verde… mesmerizante, te obnubila como a los buscadores majaras de las películas del Oeste.

El partido del siglo de la semana de ayer no fue bueno, ni fue malo. Fue lo que históricamente ha sido: un duelo de iguales resuelto en igualdad. Con buen fútbol a ratos, emoción e intensidad, con nervios en cantidad y mucho tomarse la distancia y las medidas. Además hubo esteladas y demostraciones de reafirmación nacional, pero eso no es fútbol, es folklore. Coros y danzas desde la frustración.

El Barça salió muy bien parado a tenor de su defensa de los santos inocentes: “Va el Barça y sale contra el Madrid con Alves, Alba, Mascherano y, atención… Adriano de central. Y como nos ha parecido poco se lesiona Alves a media parte y sale Martín Montoya” Lo mejor de la broma es que Adriano es el que sostiene el tinglado. Él y Montoya, que hasta que Alves no decida volver a ser futbolista mejora claramente lo que hay.  Además Mascherano pide descanso a gritos; vivir siendo central en el Barça desgasta las piernas y la cabeza.

El Madrid convirtió el césped en una tira de verde, reduciéndolo entre la defensa y el medio campo, lejos de las dos porterías. Corrió mucho, jugó lo justo. No juega mal el Madrid; juega feo, que es distinto. Pero feo a conciencia, afeándose adrede. Y tira a puerta, tira mucho, tira cada vez que puede y cuando no puede tira también. Es EL recurso.

Mourinho no es, contra lo que se le suele acusar y más desde que se le ha quitado el pánico post-5-0 que le hizo cometer tropelías futbolísticas y convertir los partidos en querellas de callejón, un  entrenador defensivo. Al menos no ese concepto de lo defensivo que tenemos implantado de los años glorioso del fútbol italiano. Los italianos eran quirúrgicos: una y te extirpaban el partido. Antes todos juntitos y el balón lejos, y después todo juntitos y el balón lejos. Si estabas a cero en el minuto 85 ya te podías dar por jodido. Te iban a meter seguro algún gol miserable; si estaba Inzhagi en el campo, además, te lo metería cayéndose, o con la espalda.

Mourinho reduce el fútbol a sus dos conceptos elementales: defender/atacar. La sangría que hay en medio que la rellene el espectador. El Real Madrid hace fútbol para los resúmenes. Mourinho patentó el fútbol elíptico, se quita el juego de en medio, lo deja en off. El Barcelona, en cambio, llena la sangría de arabescos, amagues, historias… Del juego, simplemente decir que es todo eso que pasa entre los dos paréntesis de la realidad expresadas en dos porterías. Mourinho y sus equipos son realistas, así que lo que les preocupa es lo que ocurre “en” las porterías.

Los equipos del portugués atacan a la mínima, arriesgan siempre el pase pero no arriesgan el espacio. El Barça, en cambio, se juega el espacio y asegura el pase. En los partidos entre el Barcelona y los equipos del portugués la inquietud es constante: nadie arriesga tanto como unos, nadie busca tanto como el otro.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Después del clásico se jugo un partido de fútbol. En Madrid el gran Atleti y el gran Málaga peleaban por ser la alternativa. Son dos equipos de entrenador. Tiene buenos jugadores, sí, pero el del banquillo sabe muy bien que hacer con ellos y que ellos hagan lo que él tiene en la cabeza. Pellegrini ha convertido al Málaga en una versión renovada de su inolvidable Villarreal, Simeone ha convocado al Atlético de Madrid atemporal, el del contragolpe y el vértigo.

Fue un baile entre la elegancia y la fiereza, pero el Atleti tiene a Falcao, lo que debería ser trampa. Como al Barça con Messi, siempre, y como al Real Madrid, a veces, con Cristiano, les deberían lastrar como a los jockeys en las carreras de caballos. El colombiano es uno de esos jugadores que pensábamos que  ya no se fabricaban porque su molde estaba descatalogado. Jugador de fútbol, goleador de primer toque, Hugo Sánchez Siglo XXI pero más: más rápido, más participativo, con más repertorio; también menos: menos arrogante, menos sucio, menos egoísta. Ayer marcó dos, uno en el 90, para cerrar el partido, para ganarlo. 19 puntos, los mismos que el Barcelona invicto, y 8 de diferencia con el Real Madrid. Ese es el partido del siglo de esta temporada, ese es el que quiero ver yo: Atletico-Real Madrid. Y que sea un derby de los de antes, de los de Futre corriendo y Buyo revolcándose.

En otras zonas de La Liga también pasan cosas; Betis, Mallorca, Valladolid, Rayo, Getafe o Levante animan el recorrido con buenas sensaciones y en algunos casos gran juego. El Athletic de Bilbao respira un poco mientras los jugadores siguen preparándole la cama Bielsa. El Valencia no se reconoce, o peor, sí se reconoce y no se gusta. Y el Español cae, cae sin que nadie sepa cómo ni porqué. No lo merece, ni el equipo ni Pochettino. Pero pinta mal, muy mal. No es ni pirita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s